Dios tiene un propósito especial para el matrimonio

El matrimonio es la institución más importante de la sociedad. Lo sabemos porque es lo primero que Dios creó en los capítulos uno y dos del Génesis. Dios tiene propósito especial para el matrimonio. Lo diseñó por el bien de nosotros mismos. El matrimonio es la base y ninguna otra institución puede permanecer fuerte sin la fuerza subyacente del matrimonio en la cultura que lo rodea.

La calidad del matrimonio determina la calidad de la sociedad. Las grandes naciones nunca se levantan de matrimonios y familias débiles. Y las naciones que una vez fueron grandes caerán si no respetan la institución del matrimonio. Esta realidad fue documentada en 1947 por el sociólogo de Harvard Carle Zimmerman.

Después de una exhaustiva investigación histórica sobre los grandes imperios mundiales del pasado que cayeron desde dentro -asirio, babilonio, griego, romano y sumerio-, Zimmerman encontró que todos siguieron exactamente el mismo camino. Documentó sus hallazgos en un informe que publicó llamado Familia y Civilización.

Aquí están los ocho rasgos que encontró que todos los imperios condenados del pasado tenían en común. Los llamó los Ocho Síntomas de una Era Atomística.

  1. El matrimonio pierde su carácter sagrado, ya que frecuentemente se rompe con el divorcio. Tales divorcios no consisten en partes culpables, sino simplemente en dos personas que desean terminar una relación.
  2. Se pierde el significado tradicional del matrimonio. Surgen formas alternativas de matrimonio y se aboga por contratos matrimoniales individualizados. Los seudo-intelectuales (sus palabras) comienzan a teorizar que para salvar el matrimonio, su forma debe ser cambiada a una estructura menos estricta, más suelta y más compañera.
  3. El movimiento feminista abunda. Las mujeres pierden su inclinación por la maternidad y la crianza y la tasa de natalidad disminuye.
  4. Hay una mayor falta de respeto público hacia los padres. La paternidad y la autoridad en general se ven socavadas, por lo que la crianza de los hijos se hace más difícil para aquellos que todavía tratan de criar a los niños.
  5. Hay un aumento de la delincuencia juvenil, la promiscuidad y la rebelión.
  6. La hostilidad de los seudo-intelectuales hacia la familia tradicional pronto se extiende a la gente común, sellando el destino de la sociedad.
  7. Hay una mayor aceptación del adulterio.
  8. Hay una tolerancia para las perversiones sexuales de todo tipo. Esto generalmente marca la etapa final de la desintegración de la sociedad.

¿Algo de esto te suena familiar? ¡Claro que sí! Esto es exactamente lo que ha estado sucediendo en América y en muchas otras naciones alrededor del mundo durante los últimos cincuenta años. ¿Y notó el primer síntoma que inicia la caída de las naciones? El matrimonio pierde su carácter sagrado.

Dios sabía al principio que el matrimonio tenía que estar presente para que Él pudiera construir una sociedad que durara. Y así como creó el matrimonio como la base de la cultura humana – Satanás lo atacó en el capítulo tres del Génesis cuando tentó a Adán y Eva – la primera pareja casada.

El resultado no fue sólo su caída, fue la caída del mundo entero. En el capítulo seis de Génesis la tierra estaba llena de inmoralidad y violencia, como nuestro mundo de hoy. Y comenzó con un ataque al matrimonio. Dios tiene un propósito especial para el matrimonio y debemos dejar que eso siga fluyendo y no interponernos en este plan.

Comparte en tus redes

Deja una respuesta

shares